¿Nos sabemos comportar en algunas situaciones? (respuestas)

Etiquetas

, , , , ,

Ya hacia tiempo que os debía a todos las respuestas a estas preguntas de hace unos meses atrás.

En los tres ejemplos expuestos en la cortesía social, es siempre el hombre el que precede a la mujer: al subir a un taxi, al entrar en un ascensor y al subir o bajar una escalera, al igual ocurre cuando acompañamos a un jefe y aun siendo mujer la precedencia es para el de mayor cargo. En caso de ser dos hombres nos encontramos en la misma situación, nuestro jefe es el que entra primero.

El por qué de cada situación, lo vemos detenidamente.

Taxi

En el taxi el acceso se realiza por la parte derecha normalmente por lo menos en nuestro país, el caballero entra primero para que la señora no tenga que arrastrarse por todo el asiento del vehículo cosa que tendría que volver a hacer a la salida de éste, imaginaos como se quedaría de arrugada si lo que lleva puesto es una falda….; si vamos con una persona mayor, está es la última en subir, por razones obvias, muchas personas mayores tienen una menor movilidad.

6a00d8341bfb1653ef015393445c8a970b-550wi

En el ascensor, el que suba el hombre primero es una cuestión de valentía y protección, pues es un lugar que tiene ciertos peligros como que se pueda trabar, descolgar. La cuestión es que los que entran los últimos saldrán los primeros y estar cerca de la puerta aun estando en un espacio cerrado da la tranquilidad de que la ayuda llega antes y es por ello que los hombres deben entrar primero, sujetar las puertas desde el interior para que no se cierren y retirarse al fondo.

Escaleras

Las escaleras está claro, a las señoras no les agrada llevar su trasero a la altura de la cara del señor que va detrás, en caso de tropiezo se pueden agarrar y evitar la caída. En el caso del descenso es el hombre el que lleva la peor parte, pues al ir delante y como en el caso anterior las señoras pueden tropezar y el caballero hará de amortiguador del golpe y soporte en el que se pueden apoyar.

Espero que muchos de vosotros hayáis llegado a esta misma conclusión y si en alguna de ellas os habéis quedado con dudas espero haberlas subsanado.

Muchas de las veces la cortesía social es pura lógica aplicada al funcionamiento de nuestro día a día, ayudándonos a un convivencia mucho más fluida y armónica con el resto de las personas que nos rodean.

Nuevamente muchas gracias por detenerse un momento y compartir conmigo estas pequeñas notas.

Como siempre estaré encantado de conocer vuestros comentarios y anotaciones pues todos aprendemos de todos.

Un abrazo.